Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant l'anàlisi dels seus hàbits de navegació.
Podeu canviar la configuració o obtenir més informació aquí.

PREGUNTAS FRECUENTES



Derecho Civil


  • Tengo dificultades para cobrar facturas vencidas por trabajos finalizados. ¿Qué posibilidades tengo?

  • En este tipo de casos la solución sería acudir al procedimiento monitorio.
    Lo imprescindible en este procedimiento es acreditar la deuda mediante la correspondiente documentación. Lo más adecuado es aportar las facturas pendientes de cobro, pero también se puede probar la relación comercial mediante albaranes de entrega, certificaciones... etc., documentos todos ellos suficientes para acreditarla según el actual redactado de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
    Una vez presentada la petición con la documentación adjunta, el juez requerirá al deudor para que pague en un plazo de 20 días, plazo en el que el deudor podrá, o bien pagar (fin del procedimiento), o bien oponerse a dicha reclamación o dejar transcurrir el plazo sin haber pagado y sin haberse opuesto.
    En el caso de que el deudor no pague y además se oponga, el procedimiento continuará por los trámites del procedimiento civil correspondiente en función de la cuantía reclamada. Si no excede de 6.000 euros será un juicio verbal, y si excede de dicha cantidad será un juicio ordinario.
    Si el deudor no paga ni se opone, el juez tendrá por concluso el procedimiento monitorio y declarará que la deuda es ejecutiva por lo que el acreedor podrá solicitar el despacho de la ejecución solicitando del juez el embargo de bienes suficientes del deudor para liquidar la deuda.
    Es importante que previamente a interponer cualquier tipo de reclamación para iniciar un proceso monitorio, consulte con su abogado para estudiar el caso concreto y la viabilidad de iniciar la reclamación o la existencia de otras posibilidades más recomendables ya que dichos procesos no son indicados en todas las situaciones, casos en los que el deudor por ejemplo se encuentra en una situación legal de insolvencia (quiebra, concurso de acreedores, etc…).

  • Mi ex-pareja ha dejado de pagar la hipoteca del piso que tenemos en común desde hace 5 años, pero tampoco quiere venderlo. ¿Qué puedo hacer?

  • Actualmente la existencia de bienes inmuebles que pertenecen en titularidad a dos o más personas como consecuencia de una compra conjunta (normalmente por parejas de hecho o matrimonios) o de una herencia, plantean a la práctica problemas originados por la necesidad de vender estas fincas. Esto produce, en muchos casos, la oposición de alguna de las partes al considerar las condiciones de venta del inmueble insuficientes o, simplemente mostrando su disconformidad a la transmisión del bien.
    En estos casos, tanto la legislación aplicable como la jurisprudencia resultan concluyentes: no se puede obligar a nadie a mantener un patrimonio conjunto con otra persona, y cualquiera de ellas puede solicitar judicialmente la división judicial de este patrimonio a través de varias acciones que dan la posibilidad, en el supuesto de que la finca sea divisible, de adjudicar a cada propietario una parte de la misma, o en el supuesto de que sea indivisible, ofrecer a los titulares la posibilidad de adjudicarse la totalidad de la finca por un precio, o bien ponerla a subasta pública. Estos problemas, muchas veces se ven incrementados por la existencia de cargas sobre los bienes (normalmente hipotecarias) que en todo caso tienen que ser respetadas y que plantean la necesidad de un buen asesoramiento legal, puesto que la entidad financiera seguirá teniendo derechos sobre esta finca y los titulares transmisores.

Derecho Hereditario


  • ¿De qué partes consta una herencia?

  • En Cataluña el patrimonio de una herencia se divide en dos partes; aquélla correspondiente a la legítima y la de libre disposición. La parte de legítima debe reservarse para los parientes más próximos, entendiendo por ellos los descendientes y en su defecto los progenitores.
    La legítima se compone de 1/4 parte del caudal relicto, mientras que la parte de libre disposición se compone de las 3/4 partes restantes. A diferencia del Derecho Común, aplicable a las regiones españolas que no tienen competencias sobre Derecho Sucesorio, en Catalunya no existe la atribución de la mejora, que supondría reservar 2/3 partes del caudal relicto (una tercera parte para los legitimarios y otra tercera parte para los denominados “herederos forzosos”, entendiendo por éstos los hijos o descendientes y a falta de los anteriores el padre o ascendientes y finalmente el viudo o viuda en la forma prescrita por el Código Civil) y dejar como de libre disposición el restante tercio.

  • ¿Quiénes serían los legitimarios?

  • Centrándonos en la legislación catalana, el Código Civil determina que son legitimarios los hijos respecto a su causante. Si éstos hubiesen premuerto al causante son legitimarios, por derecho de representación, sus descendientes.
    En defecto de todos éstos la ley catalana atribuye la condición de legitimarios a los progenitores del causante, si bien no tendrán derecho a legítima para el caso de que los hijos del causante existieran y hubiesen sido desheredados por justa causa o bien declarados indignos para suceder.