Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant l'anàlisi dels seus hàbits de navegació.
Podeu canviar la configuració o obtenir més informació aquí.

DERECHO PENAL



Encontrarse involucrado en la comisión de un delito, ya sea como victima o como acusado, supone siempre una situación desagradable pues afecta a los derechos más fundamentales de la persona. Es por esta razón que estamos ante una de las materias que necesitan con más razón, el asesoramiento de especialistas, que asuman la defensa de tales derechos y nos representen ante los Tribunales de Justicia.

Podemos ayudarle en caso de:

  • Delitos Leves.
  • Menores.
  • Delitos de lesiones.
  • Delitos contra la seguridad vial: alcoholemias, exceso de velocidad, conducción sin carnet, desobediencia a la autoridad, conducción temerària y omisión del deber de socorro.
  • Delitos de violencia de género.
  • Delitos contra la libertad: amenazas, coacciones.
  • Delitos patrimoniales: estafas y apropiaciones indebidas.


Algunas cuestiones de interés:

(LA DEROGACIÓN DE LAS FALTAS TRAS LA L.O. 1/2015, DE 30 DE MARZO POR LA QUE SE MODIFICA LA L.O. 10/1995, DE 23 DE NOVIEMBRE, DEL CÓDIGO PENAL). B.O.E Nº 77 DE 31/3/2015

La Disposición derogatoria única de la L.O. 1/2015 que modifica el Código Penal ha entrado en vigor el 1 de julio de 201 -Disposición Final Octava- y suprime las faltas, históricamente reguladas en el Libro III del Código Penal “Faltas y sus Penas”.

1.- “Queda derogado el Libro III de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal”.

Con fundamento en el principio de intervención mínima y por razones de política criminal (despenalización de determinados comportamientos, racionalización del uso del servicio público de la Administración de Justicia, reducción de litigiosidad en la jurisdicción penal, etc.) la reforma del Código Penal suprime definitivamente el catálogo de faltas que tradicionalmente regulaba el Código Penal en nuestro Derecho.

De esta forma, las infracciones constitutivas de falta hasta ahora, y sólo cuando se considera necesaria la intervención del Derecho Penal, pasan a tipificarse como delitos leves. No obstante, muchas de las conductas tipificadas como faltas quedan fuera del ámbito penal, adquiriendo por ello especial relevancia el Derecho administrativo sancionador así como, en otros ámbitos, la vía Civil.

El preámbulo de la Ley Orgánica 1/2015 resume la nueva regulación así “De otra parte, se suprimen las faltas que históricamente se regulaban en el Libro III del Código Penal, si bien algunas de ellas se incorporan al Libro II de Código reguladas como delitos leves. La reducción del número de faltas, delitos leves en la nueva regulación que se introduce –viene orientada por el principio de intervención mínima y debe facilitar una disminución relevante del número de asuntos menores que, en gran parte, pueden encontrar respuesta a través del sistema de sanciones administrativas y civiles”.

Así pues, en el nuevo Código Penal, aparece para aquellas conductas que se consideren merecedoras de sanción, la nueva categoría de los delitos leves, que subsumen en muchos casos conductas constitutivas de falta que se entienden han de sancionarse penalmente. El Delito Leve será aquél que tiene atribuido una pena leve (artículo 13.3: “Son delitos leves las infracciones que la ley castiga con pena leve”), que en general consistirá en pena de multa de hasta tres meses. Nos vamos a referir aquí fundamentalmente a los nuevos delitos leves que vienen a conservar la configuración típica de las faltas ahora derogadas y que hasta la fecha constituían un catálogo cerrado de comportamientos, regulado en el Libro III del Código Penal. Frente a dicha regulación, ahora los delitos leves aparecen de manera dispersa a lo largo del Libro II de dicho Código.

En cualquier caso, en los delitos leves los jueces o tribunales aplicarán las penas a su prudente arbitrio, sin sujeción a las reglas del artículo 66.1 para la aplicación de las penas. Igualmente, se establece que cuando proceda imponer una pena de prisión inferior a los tres meses, ésta será en todo caso sustituida por multa, trabajos a beneficio de la comunidad, o localización permanente –artículo 71.2- . Asimismo, el plazo de prescripción de los delitos leves queda establecido en un año. Los juicios de faltas –ahora denominados “procedimiento para el juicio sobre delitos leves”- a que se refiere la L.E. Criminal continuarán siendo aplicables a los delitos leves y, a través de las disposiciones transitorias primera a cuarta se regula la situación transitoria que genera la aplicación inmediata de los nuevos delitos leves.

El artículo 33 del C. Penal en su número 4, define qué son penas leves, delimitando por esta vía la consideración de delito leve como todo tipo penal que sea castigado, básicamente, con hasta tres meses de multa –letra g-; un año de privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores, así como del derecho a tenencia y porte de armas –letra a y b-; localización permanente –letra b- y treinta días en penas de trabajo en beneficio de la comunidad –letra i-. No nos referimos ahora a la problemática, que dejaremos apuntada, que plantean los delitos menos graves en relación con su sorprendente consideración como delitos leves.